Hacia fines de 2015 aparece su último trabajo ...Tangamente, que incluye obras de José Dames/Homero Manzi, Aníbal Troilo/Enrique Cadícamo, Mariano Mores/José María Contursi, Atahualpa Yupanqui, Rubén Juárez/Cacho Castaña y Ástor Piazzolla/Horacio Ferrer, entre otros.

Omar interpreta los temas con su grupo estable: Diego Ramos en piano y arreglos, Federico Fernando Maiocchi en el contrabajo y Ernesto Chino Molina en bandoneón, con las guitarras de José Francisco Pepe Gutiérrez, Emilio Cossani y Jonatan Álvarez en Tinta Roja y Cuando me hablan del destino. Como músicos invitados se suman Carlos Cosattini en violín y Patricio Villarejo en cello, con la participación especial del extraordinario Luis Salinas en guitarra a dúo con Omar para hacer dos versiones de Garúa y Luna Tucumana.

...Tangamente ganó el Premio Carlos Gardel 2016 al Mejor álbum de artista masculino de tango y está nominado al Latin Grammy como Mejor álbum de Tango.

Ya en 2017 Omar se instala nuevamente en Holanda, donde desarrolla una cargada agenda de actuaciones que lo lleva a girar por Letonia, Belgica, Francia, Portugal y Alemania entre otros escenarios. Junto a su productor Alejandro Pont Lezica comienzan  a trabajar en la grabación de un nuevo álbum de estudio, esta vez junto a la Gran Orquesta Tipica OTRA, dirigida por el bandoneonista holandés Leo Vervelde y conformada por profesores y alumnos de la Cátedra de Tango de la Universidad de las Artes de Rotterdam.

Mientras tanto, en Argentina vio la luz Rescatados , álbum que reúne momentos únicos en la carrera de MOLLO: sesiones de grabación inéditas, colaboraciones junto a otros artistas y versiones capturadas en actuaciones memorables. Rescatados es nominado en cuatro categorías a los Premios Gardel.

Rescatados es un disco generoso desde la elección de las interpretaciones junto a artistas de primera línea tales como OSVALDO PIRO, VITILLO ABALOS, MARCELO MERCADANTE, CARLOS BUONO, LEOPOLDO FEDERICO, JAVIER MALOSETTI, entre otros, hasta la calidad de las interpretaciones. No faltan en Rescatados temas de culto como el que realizó con su grupo MAM, TANGUITO PA MI PAÍS escrito por el gran CHIZZO NAPOLI de La Renga, o su presentación en el programa de TV Música para Soñar junto a la banda de Javier Malossetti y composiciones grabadas en Holanda con el TRIO ESCAPADA. Vale la pena poner el acento que estos hechos artísticos han sucedido a lo largo de más de una década, por lo tanto, en diversas etapas de su vida personal y artística, de su voz, y de su andar el camino, donde el común denominador ha sido siempre, “el arte de combinar sonidos y almas”.

Rescatados es un pequeño lujito que un artista se da tomando del baúl de los recuerdos canciones hechas con amigos y que han dejado marcado su música en el corazón.

La edicion mundial de TANGO COSMOPOLITA, el álbum grabado en Holanda junto a la Gran Orquesta Típica OTRA será lanzado el 4 de mayo.

 

 

El de Omar Mollo fue un derrotero signado por el azar y la casualidad. O no tanto. A sus cinco años, en la ciudad de Pergamino, la pampa bonaerense lo empapó de folklore y Omar cumplió con todo el menú gauchesco: comenzó con el canto, más tarde la guitarra, "zapateó" malambo, y así fue creciendo hasta llegar a su propio grupo de folklore: Los romanceros de Achalay.

Años más tarde, con el desembarco familiar en los suburbios de la zona oeste del Gran Buenos Aires, la adolescencia del joven Mollo se vio marcada a fuego por artistas no precisamente autóctonos: Jimi Hendrix, Aretha Franklin, los grupos Focus y Procol Harum y el incipiente rock argentino. El adolescente Mollo necesitaba canalizar esa nueva energía que pedía con urgencia una nueva forma de expresión. Allí tuvo lugar su encuentro con la guitarra eléctrica, que le permitió desplegar un pulso iracundo que dejó su huella en un público apasionado y fiel que supo seguirlo y contagiarse de su capacidad expresiva y su entrega en el escenario, cualidades que mantiene hasta el día de hoy. Omar ya no era adolescente sino un joven y eximio guitarrista que lideraba una banda de rock legendaria de la zona oeste con un nombre que revelaba nuevas inquitudes existenciales: MAM (Mente Alma Materia).

Sin embargo, como cumpliendo los designios de un plan caprichoso, un buen día se cruzó cara a cara con el tango –género que lo había acompañado desde chico en aquella casa familiar de su Pergamino natal– y el tango lo interpeló, como diciéndole: “Pibe, ya estás para contar las cosas que nos pasan en serio”. Y allí mismo nació este nuevo Omar, con el roce del tiempo que bruñó las emociones listas para ser cantadas y contadas en otros escenarios.

Su acercamiento fue tímido pero decidido. Su primer fruto se llamó Omar Mollo Tango, editado en 2003. Como debut en el género tanguero no estuvo nada mal: el disco fue nominado a los Premios Carlos Gardel y Grammy Latino, y en 2005 le permitó ganar el prestigioso Premio Konex como uno de los cinco mejores cantantes de tango de la década.

Los discos se sucedieron: en 2006 Gola y en 2008 Y que siga, que también fueron nominados a los Premios Carlos Gardel.

Siguiendo una hoja de ruta imaginaria, recaló en distintos puertos. La casualidad o el azar hicieron que, de pronto, se encontrara cantando/contando las historias porteñas en Bélgica, Luxemburgo, Alemania, Finlandia, Portugal, Letonia. También Rusia, Francia, Azrbayjan y, por supuesto,  Holanda –Ámsterdam es su segundo hogar–, en donde grabó dos discos junto a Carel Kraayenhof, afamado bandoneonista holandés, y el Sexteto Canyengue: Tango Héroes y Compassion. Se presentó en grandes teatros, entre ellos el Concertgebouw (junto a la Sinfónica de Ámsterdam) y en festivales de Tilburg, San Sebastián, Bélgica y Málaga. Desde 2004, Omar realiza su "Europa Tour" acompañado de diversas formaciones de músicos holandeses y belgas, con la Orquesta Típica Bélgica y con el Trío Escapada.

A partir de 2012 comienza a trabajar con el productor Alejandro Pont Lezica. Editan Barrio Sur, con el que ganó en 2013 su primer Carlos Gardel en la categoría “Mejor Álbum artista masculino de tango”.

Tangazos fue el siguiente paso. Editado en 2014 y grabado en vivo, contiene un repertorio de clásicos del tango y la milonga pasados por el particular prisma expresivo de Mollo. El desafío fue cumplido y fue confirmado en 2015, cuando por segunda vez consecutiva obtuvo el Premio Konex como uno de los cinco mejores cantantes de tango de la década.

© Omar Mollo. Todos los derechos reservados

Seguinos en

El de Omar Mollo fue un derrotero signado por el azar y la casualidad. O no tanto. A sus cinco años, en la ciudad de Pergamino, la pampa bonaerense lo empapó de folklore y Omar cumplió con todo el menú gauchesco: comenzó con el canto, más tarde la guitarra, "zapateó" malambo, y así fue creciendo hasta llegar a su propio grupo de folklore: Los romanceros de Achalay.

Años más tarde, con el desembarco familiar en los suburbios de la zona oeste del Gran Buenos Aires, la adolescencia del joven Mollo se vio marcada a fuego por artistas no precisamente autóctonos: Jimi Hendrix, Aretha Franklin, los grupos Focus y Procol Harum y el incipiente rock argentino. El adolescente Mollo necesitaba canalizar esa nueva energía que pedía con urgencia una nueva forma de expresión. Allí tuvo lugar su encuentro con la guitarra eléctrica, que le permitió desplegar un pulso iracundo que dejó su huella en un público apasionado y fiel que supo seguirlo y contagiarse de su capacidad expresiva y su entrega en el escenario, cualidades que mantiene hasta el día de hoy. Omar ya no era adolescente sino un joven y eximio guitarrista que lideraba una banda de rock legendaria de la zona oeste con un nombre que revelaba nuevas inquitudes existenciales: MAM (Mente Alma Materia).

Sin embargo, como cumpliendo los designios de un plan caprichoso, un buen día se cruzó cara a cara con el tango –género que lo había acompañado desde chico en aquella casa familiar de su Pergamino natal– y el tango lo interpeló, como diciéndole: “Pibe, ya estás para contar las cosas que nos pasan en serio”. Y allí mismo nació este nuevo Omar, con el roce del tiempo que bruñó las emociones listas para ser cantadas y contadas en otros escenarios.

Su acercamiento fue tímido pero decidido. Su primer fruto se llamó Omar Mollo Tango, editado en 2003. Como debut en el género tanguero no estuvo nada mal: el disco fue nominado a los Premios Carlos Gardel y Grammy Latino, y en 2005 le permitó ganar el prestigioso Premio Konex como uno de los cinco mejores cantantes de tango de la década.

Los discos se sucedieron: en 2006 Gola y en 2008 Y que siga, que también fueron nominados a los Premios Carlos Gardel.

Siguiendo una hoja de ruta imaginaria, recaló en distintos puertos. La casualidad o el azar hicieron que, de pronto, se encontrara cantando/contando las historias porteñas en Bélgica, Luxemburgo, Alemania, Finlandia, Portugal, Letonia. También Rusia, Francia, Azrbayjan y, por supuesto,  Holanda –Ámsterdam es su segundo hogar–, en donde grabó dos discos junto a Carel Kraayenhof, afamado bandoneonista holandés, y el Sexteto Canyengue: Tango Héroes y Compassion. Se presentó en grandes teatros, entre ellos el Concertgebouw (junto a la Sinfónica de Ámsterdam) y en festivales de Tilburg, San Sebastián, Bélgica y Málaga. Desde 2004, Omar realiza su "Europa Tour" acompañado de diversas formaciones de músicos holandeses y belgas, con la Orquesta Típica Bélgica y con el Trío Escapada.

En 2012 editó Barrio Sur, con el que ganó en 2013 su primer Carlos Gardel en la categoría “Mejor Álbum artista masculino de tango”.

Tangazos fue su siguiente paso. Editado en 2014 y grabado en vivo, contiene un repertorio de clásicos del tango y la milonga pasados por el particular prisma expresivo de Mollo. El desafío fue cumplido y fue confirmado en 2015, cuando por segunda vez consecutiva obtuvo el Premio Konex como uno de los cinco mejores cantantes de tango de la década.

Hacia fines de 2015 lanzó su último trabajo ...Tangamente, que incluye obras de José Dames/Homero Manzi, Aníbal Troilo/Enrique Cadícamo, Mariano Mores/José María Contursi, Atahualpa Yupanqui, Rubén Juárez/Cacho Castaña y Ástor Piazzolla/Horacio Ferrer, entre otros.

Omar interpreta los temas con su grupo estable: Diego Ramos en piano y arreglos, Federico Fernando Maiocchi en el contrabajo y Ernesto Chino Molina en bandoneón, con las guitarras de José Francisco Pepe Gutiérrez, Emilio Cossani y Jonatan Álvarez en Tinta Roja y Cuando me hablan del destino. Como músicos invitados se suman Carlos Cosattini en violín y Patricio Villarejo en cello, con la participación especial del extraordinario Luis Salinas en guitarra a dúo con Omar para hacer dos versiones de Garúa y Luna Tucumana.

...Tangamente ganó el Premio Carlos Gardel 2016 al Mejor álbum de artista masculino de tango.